Mitos y Realidades Sobre el Fluoruro


Hecho #1: La fluoración ocurre de manera natural en el agua, aunque rara vez en los niveles óptimos para la boydrinkingwater-243x300adecuada protección de los dientes.

  • El fluoruro está presente de manera natural en virtualmente todas las fuentes de agua, e incluso en varias marcas de agua embotellada para consumo humano.
  • Lo que se debate es la cantidad ideal de fluoruro en el agua. Hay beneficios comprobados para la salud pública, respaldados por investigaciones, de tener una cantidad óptima de fluoruro en el agua potable —justo en niveles suficientes para proteger nuestros dientes. En el año 2015 autoridades federales de salud ofrecieron una nueva recomendación de niveles óptimos de fluoración en el agua: 0,7 partes por millón.

Hecho #2: Numerosos estudios científicos y revisiones posteriores han reconocido al fluoruro como un importante nutriente para tener dientes saludables.

  • Añadir o agregar fluoruro no es una forma de medicación. Se trata de un mineral, y cuando está presente en los niveles adecuados, el fluoruro en agua potable tiene dos efectos beneficiosos: prevenir caries dental y contribuir a tener huesos saludables
  • Cortes federales de Estados Unidos han rechazado el argumento de que la fluoración es una “medicación” y que por lo tanto no debería permitirse añadir en el agua. La publicación “American Journal of Public Health” resumió una de estas resoluciones destacando que “el fluoruro no es una medicación, sino por el contrario, un nutriente encontrado de manera natural en ciertas áreas pero deficiente en otras”.
  • Hay muchos ejemplos de cómo productos de la dieta diaria son fortificados para realzar la salud de los estadounidenses —yodo es agregado a la sal, ácido fólico a panes y cereales, y vitamina D a la leche.

Hecho #3: La fluoración es la manera más económica y con mejores resultados para prevenir la caries dental y promover comunidades saludables

  • Una comunidad que detuvo la fluoración del agua, o una que nunca lo ha hecho, descubrirá que sus residentes terminan pagando más dinero por problemas relacionados con caries dentales. La evidencia muestra que en casi para todas las ciudades por cada dólar invertido en CWF se ahorra n $38 en costos de innecesarios tratamientos.
  • Un estudio en Texas confirmó que el estado ahorró $24 por niño, por año, en gastos de Medicaid, debido a las caries que fueron prevenidas gracias a la fluoración del agua potable.
  • Un estudio en Colorado muestra que la fluoración del agua ahorró al estado casi $149 millones al evitar incurrir en innecesarios y costosos tratamientos. El estudio encontró también que el ahorro promedio era de $61 por persona.

Hecho #4: La fluoración es una medida de salud pública, una modesta inversión de toda la comunidad que beneficiará a todos.

  • El fluoruro existe de manera natural virtualmente en todas las fuentes de agua, así que no es un asunto de escoger, sino de asegurarse de que la gente recibe la cantidad óptima para la prevención de caries.
  • Mantener un nivel óptimo de fluoruro en el agua se basa en el principio de que decisiones sobre la salud pública deben fundamentarse en lo que es saludable para toda la comunidad sin distinciones, y en evidencia o conclusiones científicas
  • La fluoración no es un tema local. Cada contribuyente de impuestos en el estado paga el precio por los problemas que causan las caries en las dentaduras. Un estudio en Nueva York reveló que los beneficiarios de Medicaid en condados donde la fluoración del agua no era habitual necesitaron 33.4 por ciento más rellenos, tratamientos de conducto y extracciones que en aquellos condados donde agregar fluoruro en el agua potable es una práctica con más frecuencia.