¿Es la fluoración efectiva?


Fluoruro es efectivo: Resumen de las investigaciones

 

Décadas de investigación confirman los beneficios del agua fluorizada. Algunas personas puede que cuestionen la importancia de fluorizar el poster-whydochildrenneedfluorideagua en momentos como hoy en día, cuando el uso de pasta dental con fluoruro está ampliamente aceptado en el mercado, y los niños pueden recibir tratamientos con fluoruro durante las visitas al odontólogo. Los siguientes estudios y reportes, revisados de cerca por expertos en los mismos campos de experiencia, responden esta inquietud porque muchos de ellos fueron realizados en los últimos 20 años – cuando tanto la pasta dental con fluoruro como los tratamientos con fluoruros han estado al alcance. Esta investigación demuestra la crucial protección contra las caries que el agua fluorizada provee. Lo siguiente es solo una compilación parcial de estudios que confirman la importancia de agregar fluoruro a los sistemas de agua potable.

1. Fluoración reduce la caries dental en los niños.

El U.S. Task Force on Community Preventive Services, un panel de expertos de alto nivel, examinó 21 estudios y concluyó (2000) que agua fluorizada reduce la aparición de caries en los dientes en un promedio de 29% entre niños y jóvenes con edades de 4 a 17.

Un estudio entre niños de Alaska (2011), conducido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés), mostró que niños viviendo en áreas con agua no fluorizada tuvieron, en promedio, un 32% por encima de caries, dientes caídos y rellenos en comparación con niños que vivían en comunidades con agua fluorizada.

Un estudio de niños de Illinois y Nebraska (1998) encontró que la tasa de caries dental entre niños en una comunidad con agua fluorizada estuvo 45% por debajo que el promedio entre niños de dos comunidades donde no se le agregan fluoruros al agua potable. Este beneficio se registró a pesar de que la gran mayoría de los niños en cada una de las comunidades estaban usando pasta de dientes con fluoruro.

Un estudio en Nevada (2010) examinó la salud dental de adolescentes y concluyó que vivir en una comunidad sin agua fluorizada fue uno de los tres factores de riesgo más importantes asociados con altas tasas de incidencia de caries y otros problemas dentales.

Un estudio de más de 17,000 niños en Australia encontró que los efectos positivos del agua fluorizada “fueron aún mayores por la exposición continua a esta agua tanto antes como después que comienzan a salir los dientes en la boca”  Estos resultados refutan el señalamiento, frecuente entre quienes se oponen a la fluoración del agua potable, de que tratamientos por parte de odontólogos es la única manera de asegurar los beneficios del fluoruro.

2. Fluoración también protege los dientes de adultos.

Nueve estudios fueron analizados (2007) en el Journal of Dental Research para estimar el impacto de la fluoración de agua en dientes de adultos. Este reporte concluyó que la fluoración reduce las caries en 27%. Los co-autores destacaron la importancia del estudio para personas de edad avanzada porque Medicare no cubre los servicios dentales de rutina y esta falta de cobertura de seguro “incrementa la necesidad de protección efectiva” para las caries entre los adultos mayores.

Un estudio en el American Journal of Public Health (2010) encontró que el agua fluorizada consumida cuando se es niño y adolescente hace que la pérdida de dientes (debido a caries) sea menos propensa 40 o 50 años más tarde, cuando se es adulto con edad por debajo de 60.

Un estudio realizado a cerca de 3,800 adultos en Australia (2013) determinó que el agua fluorizada reduce las caries dentales en un rango entre 21% y 30%. El estudio encontró que una “exposición al agua fluorizada por más tiempo en la vida” se vincula directamente a menores tasas de caries dentales.

3. Fluoración ayuda a reducir las diferencias entre grupos cuando se trata de caries dentales

Un estudio del 2002 concluyó que la fluorización del agua es “el método más efectivo y práctico” para reducir la disparidad en la aparición de caries dentales entre las clases económicas de menos y las de más recursos en Estados Unidos.  El estudio concluyó queno hay otra alternativa práctica a la fluoración del agua para reducir estas disparidades en Estados Unidos”.

Los co-autores de un estudio (2010) que examinaron el impacto a largo plazo de la fluoración del agua en Estados Unidos escribieron que el análisis de los datos sugiere que los beneficios de la fluoración “podrían ser más grandes que lo que anteriormente se creía”, y que agregar fluoruros al agua ha provocado “una importante mejoría en las disparidades en la salud dental entre grupos raciales, étnicos y de diferentes niveles de ingresos”.

El Canadian Journal of Public Health (2012) publicó un estudio que se basa en estadísticas de salud dental de alrededor de 1,017 niños canadienses y determinó que el agua fluorizada ha tenido un efecto “robusto”, generando “mejores resultados de salud” que estuvieron “presentes en todas las categorías de ingresos familiares”.

El National Health and Medical Research Council de Australia revisó (2007) 77 estudios y concluyó que la fluoración “sigue siendo la forma más efectiva y socialmente más equitativa de exponer a todas las comunidades por igual” a programas de prevención de caries a través del uso de fluoruro.

4. Fluoración ahorra dinero al reducir la necesidad de rellenos y otros tratamientos dentales.

Un estudio de New York (2010) reveló que niños en familias de bajos ingresos en condados con menos acceso a agua potable fluorizada necesitaron más tratamientos dentales que aquellos que vivían en condados donde el agua fluorizada era más común. El costo anual de tratamientos por beneficiario de Medicaid era $23.65 por encima para aquellos viviendo en comunidades con menos agua con fluoruro.

Un estudio de Texas (2000) encontró que la fluoración ahorró al programa Medicaid del estado un promedio de $24 por niño y por año.

Agua fluorizada ahorró a Colorado cerca de unos $149 millones en 2003 al evitar el costo de innecesarios tratamientos dentales.

Un estudio de 1999 comparó condados (parishes) de Louisiana que contaban con agua fluorizada con aquellos que no la tenían. El estudio encontró que niños en comunidades de bajos recursos sin agua fluorizada estaban tres veces más propensos a necesitar tratamientos dentales en un hospital que aquellos viviendo en comunidades con agua fluorizada.