¿Es cara la fluoración?


Investigaciones demuestran que la fluoración del agua potable ofrece quizás el mayor retorno sobre la inversión de cualquier estrategia de salud pública. La reducción de solamente el costo de rellenos y extracciones de dientes enfermos y del tiempo perdido de trabajo para ser atendido – sin contar la reducción en el dolor dental y el malestar – compensa lo que cuesta la fluoración. En las últimas décadas, pruebas que muestran el ahorro gracias al uso de la fluoración del agua han aumentado.

  • Para la mayoría de las ciudades, cada $1 invertido en la fluoración del agua significa un ahorro de $38 en costos de tratamientos odontológicos.
  • Un estudio de Texas confirmó que el estado ahorró $24 por niño, por año, en gastos de Medicaid para niños porque las caries dentales fueron prevenidas por consumir agua fluorada.
  • Un estudio del 2010 en el estado de Nueva York encontró que beneficiarios de Medicaid en condados con agua con menos fluoruro necesitaron 33 por ciento más rellenos, tratamientos de conducto y extracciones que en condados donde el agua fluorada era mucho más predominante. Como resultado, los costos de tratamiento por beneficiario de Medicaid fueron $23.65 por encima para quienes viven en condados con agua potable no fluorada.
  • Investigadores estiman que en el 2003 Colorado ahorró cerca de $149 millones en costos por tratamientos innecesarios gracias a la fluoración de los suministros públicos de agua — un promedio de ahorro de aproximadamente $61 por persona.
  • Un estudio de1999 comparó los condados de Louisiana con agua fluorizada con aquellos con agua sin fluoruro añadido. El estudio encontró que los niños de bajos recursos en comunidades sin agua fluorada eran tres veces más propensos a necesitar tratamiento dental en un quirófano de hospital que aquellos en comunidades con agua fluorada.
  • A través de la reducción de la incidencia de caries, la fluoración reduce la probabilidad de que un dolor de muelas u otros problemas dentales graves, conduzcan a la gente a salas de emergencia (ER, siglas en inglés), donde el costo de los tratamientos son altos. Una encuesta del 2010 en hospitales en el estado de Washington encontró que los trastornos dentales fueron la razón principal por la que los pacientes no asegurados visitaron las salas de emergencia.
  • Científicos que atestiguaron ante el Congreso en 1995 estimaron que el ahorro nacional por la fluoración del agua ascendió a $3.84 billones por año.